viernes, 19 de febrero de 2016

Julio Valero y su nombramiento como timonel de la absoluta


Por Osmany Torres.
Hace unas horas una escueta nota en el semanario deportivo Jit divulgaba el nombre del seleccionador nacional de fútbol con vistas al inicio de las eliminatorias del Caribe rumbo a la Copa de Oro de 2017. La decisión de la Comisión Nacional de Fútbol (CNF) y de la Asociación de Fútbol de Cuba (AFC) de sentar en el banquillo a Julio “Lulo” Valero tomó por sorpresa a muchos dada la inexperiencia del técnico camagüeyano y el hecho de encontrarse su equipo en la disputa del Campeonato Nacional de Primera División. 

Pero vayamos a los antecedentes de este suceso que se remontan a las horas siguientes a la derrota del equipo nacional en el Rommel Fernández de Panamá. Desde ese momento toda la cúpula del fútbol cubano determinó alejar del principal plantel de la isla al avileño Raúl González Triana, considerado durante los últimos años por algunos federativos como el salvador del más universal en el país. 

Con el paso de los días comenzaron las especulaciones sobre el sustituto de un Triana caído en desgracia de la noche a la mañana (como si todos los problemas del fútbol cubano pasaran por la labor de un técnico). Nombres como el de Rufino Sotolongo y otros en activo con diferentes planteles de Primera División se manejaron en el círculo cerrado de la  CNF encabezada por René Pérez. 

El propio Pérez durante la conferencia de prensa del Campeonato Nacional el 4 de febrero echó balones fuera cuando este redactor le cuestionó sobre los aspirantes a sustituir a Triana. Su respuesta se redujo a decir que la Comisión manejaba algunos nombres pero que no había nada decidido hasta un encuentro la semana siguiente (8 – 12 febrero) donde tomarían la decisión final. 

Las últimas palabras sobre el asunto fueron que inmediatamente definido el inquilino del banquillo se le informaría a la prensa especializada mediante una nota de prensa, algo que hasta el momento no ha sucedido. Pero bueno, eso no es algo nuevo dentro del fútbol nacional donde hasta los asuntos más banales son tratados como secretos de estado. 

Nueva entrega de Futbol X Dentro

Vuelve el Nacional de Fútbol


Por Osmany Torres.
Después de una semana de inactividad, este sábado regresa la acción al Campeonato Nacional de Fútbol de Primera División. La segunda jornada tendrá varios duelos interesantes, sobre todo después de los resultados del debut. Cienfuegos – La Habana en el Luis Pérez Lozano, Santiago de Cuba – Villa Clara en el CVD Antonio Maceo y Guantánamo – Camagüey en el Rogelio Palacios, centran la atención de los especialistas. Granma – Ciego de Ávila en Jiguaní y Las Tunas – Isla de la Juventud en Manatí completan la fecha.
Sin el internacional Andy Baquero en la expedición, aquejado de una lesión en la espalda, arribará a la Perla del Sur el plantel capitalino que buscará repetir eléxito del debut para mantenerse arriba en la clasificación.
Mientras, los cienfuegueros tratarán de sobreponerse al golpe sufrido ante Guantánamo y comenzar a sumar en un torneo donde cargan con la presión de mantener o mejorar el segundo puesto de la versión precedente.
Ambos elencos deben plantear un juego de toques cortos y asociaciones en mitad de cancha por lo que se presagia un choque bien disputado en el que las individualidades podrían definir el descenlace final.En 2015 los visitantes se quedaron con los tres puntos en disputa al ganar 2x1 con dianas de Eddy Sanamé y Darío Suárez.
El partido del Maceo entre santiagueros y villaclareños enfrentará a dos estilos de fútbol bien diferentes. Los Diablos Rojos con una apuesta fuerte por lo físico, y el Expreso del Centro por el buen trato al balón. Los locales encaran el encuentro pletóricos luego de la goleada 4x1 a Granma, mientras los centrales vienen de igualar sin goles con Isla de la Juventud en Zulueta.

jueves, 18 de febrero de 2016

Adios al Rey Arturo.


Temprano, muy temprano comenzó a hacerse notar el defensor capitalino Adrián Arturo Diz Pe, el Niño Diz, le apodaron algunos por la corta edad a la que debutó el muchacho de Habana del Este con la Selección Nacional de Futbol.

Alto y fuerte, el muchacho se veía a sus principios, en ocasiones desarticulado y con dificultad para coordinar sus largas extremidades y aunque se experimentó con él en la media cancha, donde personalmente no lograba convencerme en sus inicios, el centro de la defensa se mostró como su posición más adecuada dentro del terreno.

Con los años logró coordinar mejor sus movimientos y de a poco se fue convirtiendo en uno de los defensores centrales más sólidos del país, con un despliegue a lo largo del terreno impresionante, inalcanzable, el Rey Arturo aparecía haciendo sus coberturas en el sector defensivo o cerca del área rival ocasionando peligro.

Nada parecía detener la carrera del talentoso muchacho, más aun cuando a finales del 2015, el Santos Laguna se interesó en él y tras unas pruebas en tierras mexicanas los Guerreros decidieron hacerse con sus servicios para uno de sus equipos de divisiones inferiores en el que el muchacho debería tratar de labrar su camino hacia el primer.

Nada.. parecía.. pero la vida le jugaría una mala pasada y en un control antidoping durante el preolímpico en Estados Unidos, Diz dio positivo, ¿la sustancia? Aun se desconoce, hay quienes especulan que fue un medicamento para la gripe , enfermedad que golpeó a varios de nuestros jugadores donde el torneo, otros que es una sustancia natural que es producida en exceso por el mismo cuerpo de Diz, algo que no es descabellado y que ya con anterioridad pasó con Osvaldo Alonso, quien aquella ocasión debió perderse los juegos de Cartagena, en lo que se aclaraba la situación.

Julio Valero nuevo técnico nacional

Las decisiones absurdas, incoherentes y fuera de lógica de la Federación Cubana de Futbol y en especial de su comisionado nacional René Pérez no deberían sorprendernos a estas alturas de la vida pero es que antes decisiones como la de nombrar a Julio Valero como técnico de la selección nacional es imposible no sorprenderse.

 Y no es que dudemos de la capacidad del camagüeyano como director técnico, pero en un momento en el que la selección ha caído en uno de sus puntos más bajos y en los que existe una gran carencia de jugadores se antojaba un técnico con mayor experiencia a nivel  internacional.

Cierto que Lulo llevó a los Miuras al título de Campeones Nacionales pero una cosa es con violín y otra con guitarra o lo que es lo mismo, no es lo mismo ganar el Campeonato Nacional de Futbol Cubano cuya calidad y profundidad a pesar de que nos duela, ha disminuido y otra llevar a la selección nacional y enfrentarse contra las selecciones nacionales del área, selecciones que han ido creciendo en calidad en los últimos años.

La decisión sorprende aún más porque sólo unos días atrás Renecito expresaba que los técnicos del Campeonato Nacional no tenían la calidad suficiente para llevar las riendas de la Tricolor.

Entonces… ¿Tienen o no tienen calidad, Sr Pérez? Decídase, porque hoy no puedo decir Diego y mañana Digo, y es que si esa es su opinión, entonces su decisión de nombrar a Lulo va simple y llanamente a destruir más aun a nuestro seleccionado nacional.

Que Triana debía dejar la selección nacional, a pesar de que sigo pensando no es la causa de sus males, era un hecho, y aunque muchos pedían que fuera remplazado por un técnico extranjero, las arcas que de la AFC vacías debido a la mala gestión de Pérez no soportaban el pago de una técnico foráneo, dejando la opción del remplazo en un técnico cubano.

Con Chandler exiliado, Kiki Blake olvidado o no bien visto dentro del seno de la AFC, mismo destino que corre el entrenador capitalino Dariem Díaz, la opción más viable o comprensible hubiese sido el guantanamero Fidel Salazar. Un Jiqui que fue miembro del colectivo técnico de Chandler durante su estancia al frente del seleccionado nacional y de Benítez cuando la obtención del título de la Copa del Caribe, fue además el técnico de la selección sub 17 cubana que el año pasado sorprendió a propios y extraños con una extraordinaria actuación en la final de la CONCACAF, sin contar que también estuvo vinculado al último proceso lo cual hubiese servido, por si sólo como aval para hacerse cargo de la selección debido al poco tiempo que el nuevo técnico tendrá para trabajar con el equipo.

Ilógico, inesperado así ha sido el nombramiento de Lulo Valero, una decisiones que no compartimos y que en el fondo queremos que nuestra opinión esté equivocada, por el bien del Futbol Cubano, la Selección y hasta del mismo técnico, una decisión además que es un disparo al pie de los Miuras que no contarán con su DT por las tres semanas que durará la concentración y eliminatorias de la selección nacional en Marzo, porque eso sí, según decisión de René el Campeonato Nacional no se suspenderá y se jugará, falte quien falte, sin importar lo que puedan afectar las ausencias de jugadores a los equipos.

En fin, de técnico por carambola a técnico del seleccionado nacional, pasando por el título nacional así ha sido el rápido ascenso de Lulo Valero en el último año.