sábado, 22 de agosto de 2015

Futbol cubano. Deserciones, sueños y realidades


Hace varios años un mensaje aparecido en el Chat de este Blog de uno de los Presidentes de la entonces Puerto Rico Soccer League, me introdujo a un mundo fascinante, complicado e inentendible en ocasiones: el mundo de los fichajes de jugadores.
En el mensaje el por entonces Presidente del River Plate de Ponce me pedía ayuda para contratar a los jugadores cubanos de los que hablaba el Blog, léase los que habían radicado su residencia aquí en los Estados Unidos, algo que se logró con algunos jugadores y que de cierta forma creo “Llama a Mario, que él puede ayudarte”, lo cual me dejó ligado desde aquel entonces al futuro de muchos futbolistas cubanos que de una forma u otra llegaban a mi tras haber desertado del equipo nacional, con un puñado de ilusiones que ponían en mis manos.
Tarea difícil extenuante y más complicada de lo que pudiera parecer, no solo por las trabas institucionales, sino también por la influencia que sobre las posibles oportunidades contractuales tienen familiares y amigos así como la misma vida en un país en donde el dinero definitivamente dicta los compases del día a día que obliga a los jugadores a tener una percepción diferente de lo que es un salario mensual de 1 000 dólares cuando se está en Cuba y cuando se empieza a vivir en los Estados Unidos.