sábado, 10 de abril de 2010

El futbol cubano, un problema de edad


A principios de los años 90 los por entonces directivos cubanos decidieron que sería buena idea entregarle todos los compromisos internacionales a la selección Sub-23, tal vez motivados por las excelentes actuaciones de las Sub-17 en los Campeonatos de la CONCACAF del 87 y 90 en los que se habían conseguido sendas clasificaciones mundialistas e impulsados por esa rara manía del futbol cubano de trabajar siempre pensando en el futuro, sacrificando el presente y sin darse cuenta de que un buen presente significa un mejor mañana.

¿El resultado del experimento?.... Nos tardó 8 años retomar un poco de protagonismo en nuestra área además de que muchos excelentes jugadores fueron sacrificados y perdieron la posibilidad de defender la franela nacional, por el solo delito de superar los 23 años de edad.

Ahora, casi 20 años después la Federación Cubana, que parece no tomar notas y tener una mala memoria, impulsada como en aquel tiempo, por una buena actuación de la Sub-17 y la interminable manía de trabajar para el futuro, decide ir aun más lejos que sus antepasados y no solo convertir la selección nacional en una especie de sub-23 reforzada sino que convierten el Campeonato Nacional de Primera Categoría en una especie de Campeonato Nacional Juvenil Reforzado.

Y es que revisando los números del pasado torneo Nacional encontramos que de los 480 jugadores con los que cerraron los equipos la temporada, 209 eran jugadores con 20 años o menos de edad, distribuidos de la siguiente manera

16 años – 10 Jugadores
17 años – 60 Jugadores
18-20 años – 129 Jugadores
21-30 años – 244 Jugadores
31 + años – 37 Jugadores

Unos números que pudieran ser más ilustrativos si decimos que del grupo de 21 a 30 años más del 85 por ciento de los jugadores se encontraban entre los 21 y 25 años, eso sin mencionar que tres equipos (Isla de la Juventud, Industriales y Granma) no tuvieron ningún treinta añero en sus nóminas.

Como ya dijimos en nuestro post anterior la invasión de sangre joven obligó al retiro forzoso de jugadores en plenitud de forma deportiva y con muchos años por delante como jugadores activos, además de disminuir ostensible la calidad del torneo, al no tener, muchos de estos jóvenes, la calidad de aquellos a los que les tocaba remplazar, con la consecuente disminución de público que afectó incluso tradicionales plazas futbolísticas.

No solo se obligó a muchos al retiro, sino que en algunos casos se sacrificó a los que quedaron al condenarlos al banco de suplencia, como fue el caso del Capi Mesa, mejor jugador del Campeonato pasado, debido a la reglamentación que exigía a los equipos que debía haber por los menos un jugador nacido antes del 92 en el campo de juego por lo menos 45 minutos en cada partido.

La idea de dar continuidad a los jóvenes provenientes de la Sub-17, en la que nuestro país se ha mantenido entre las primeras naciones del área, es válida, lo que no es válido es el medio utilizado. No se puede seguir sacrificando nuestro futbol y retrasándolo en el tiempo. No se puede tampoco sacrificar a nuestros futbolistas más curtidos, en nombre de un mañana que nunca llegará si se sigue tratando tan mal al presente.

En nuestra opinión en vez de insertarse a estos jóvenes en el torneo de primera categoría lo más correcto sería realizar un verdadero Campeonato Juvenil, uno de mayor duración, donde los muchachos puedan demostrar su calidad durante los 90 minutos de juego y no en la migaja de 15 ó 20 minutos que exigía la Federación Nacional y aquellos que realmente se ganaran el puesto durante el torneo juvenil ser convocados al Campeonato Nacional.

Calidad existe entre la nueva generación pero no la cantidad necesaria para sustituir a la “vieja” guardia. Los capitalinos Yaudel Lahera y Pedro Darío Suarez o el avileño Ernesto Duane demostraron estar listos para asumir la responsabilidad pero esa fue la excepción y no la regla.

Pero la fiebre juvenil no solo afectó a los jugadores, pues los entrenadores también pasaron por la guillotina de la vejez. Mientras en la mayor parte del mundo se buscan entrenadores con trayectoria y largos recorridos en los banquillos para que aporten toda su sapiencia, nosotros apostamos por entrenadores jóvenes sin ninguna experiencia.

El caso más lamentable fue el del matancero Pedro Pablo Báez, quien con solo 36 años de edad se sentó en el banquillo de la selección yumurina para dirigir un equipo que contaba en sus filas con 6 jugadores de 17 años, 11 entre las edades de 18 y 20 y 9 entre 21 y 25 años. ¿El resultado? Un completo desastre no solo desde el punto de vista colectivo, Matanzas terminó en el último lugar del torneo con solo 16 puntos y 71 goles en contra, sino que desde el punto de vista individual se sacrificó a uno de los goleadores más letales de los últimos años, Yordanis Tielvez quien no pudo sobrepasar la marca de 10 goles en esta temporada.

Las renovaciones en el futbol como en cualquier deporte son vitales, pero deben hacerse de forma gradual, hacerlas de un trancazo siempre es traumático y nunca arrojan los resultados esperados y lo que es peor dejan secuelas por muchos años, esperemos que esta vez nuestros federativos si hayan tomado nota para que dentro de 10 años no caigamos en el mismo error

miércoles, 7 de abril de 2010

95 Campeonato Nacional de Futbol. Lo Bueno y lo Malo


LO BUENO
- La actuación de Ciego de Ávila, que de la mano de González Triana se recuperó de una lamentable campaña en la temporada 2008/09 y terminó coronándose Campeona de Cuba.

- La grata revelación de Sánder “Keko” Fernández quien acumuló cuatro “hat-tricks” y un partido con 4 goles para no solo convertirse en el jugador cubano más joven en anotar más de 20 goles en un torneo, sino que se convirtió en el líder goleador con 29 goles.

- La recuperación de Leonel Duarte, dedicado ahora si, al futbol y la confirmación de hombres como Alain Cervantes, Armandito Coroneaux, Yoandir Puga, el Zorro Ayala y Aliannis Urgellés

- Un torneo largo de 30 partidos para cada equipo y que definió sus clasificados en su última jornada, lo cual le añadió dramatismo al mismo.

- La mejora en la transportación de los equipos, disminuyéndose grandemente el número de partidos suspendidos por esta causa, siendo la Isla de la Juventud el equipo que más padeció por esta causa, siempre por cuestión de mal tiempo que impidió a los equipos a trasladarse hacia el municipio especial.

- Por primera vez la página oficial del INDER tuvo n link para el seguimiento del torneo.

LO MALO
- El sistema de competencia por grupos y play-off. Al punto de que estuvo a punto de cometerse la injusticia de clasificar a la Habana por encima de otros equipos con mayor puntuación solo por el hecho de ser los líderes del grupo A, algo que por suerte no se dio merced a los resultados de las últimas fechas.

- La actuación de Villa Clara a la que nuevamente le quedaron grandes los Play-off, no pudiendo reafirmar lo hecho en la temporada regular en donde fue la máxima acumuladora de puntos. Lamentable además la actuación del equipo Pinar del Rio uno de los equipos con más títulos en nuestros torneos nacionales, que no solo quedó lejos de los puestos de clasificación sino que fue goleado sin misericordia en su cuartel general de la Bombonera en San Cristóbal.

- Una nueva decepcionante temporada del elegido futbolista del año 2009 en Cuba, Roberto Linares, que no pudo soportar la carga que significó calzar los botines de un consagrado como Serguei Prado y quedó a deber entre lesiones y pobres actuaciones en los partidos importantes o decisivos de su equipo.

- La inclusión de una gran cantidad de jovencitos menores de 18 años propuesta tan audaz como errónea, pues salvo excepciones los bisoños demostraron no estar en condiciones de cargar con el peso de la responsabilidad, al punto de que la Federación tuvo que dar marcha atrás en la reglamentación que obligaba a los equipos a usar a estos jugadores.

- La disminución de la asistencia de público en plazas tradicionales debido a la disminución en la calidad de los equipos motivada por la medida mencionada arriba, la cual además mandó al retiro forzoso a jugadores con edades superiores a los 30 años o cercanas a esa edad y con calidad suficiente para seguir brindando un excelente espectáculo.

- El parón navideño de dos meses, ocasionado, según JR, a que las guaguas destinadas al transporte de los equipos se usó para transportar a los estudiantes becados en esa temporada. Una parada contraproducente para los jugadores que comenzaban alcanzar su forma deportiva y que además hizo coincidir los cuartos de final, semifinales y partido de ida de la final con las fases definitorias del Campeonato Nacional de Pelota, con lo que se agravó aún más la ya precaria difusión del torneo futbolístico.

- La difusión periodística. De pésima hacia abajo. Tras crearse grandes expectativas sobre el cubrimiento del torneo ¿recuerdan el programa Deportivamente de Radio Rebelde justo antes de iniciarse el torneo en el que uno de los dirigentes de la Federación Nacional, cuyo nombre se me escapa ahora prometió mayor cobertura del mismo? Promesas, promesas son y en eso quedaron, se volvió a carecer de información precisa e inmediata, resultados que nunca se publicaron, se fabricaron nombres de jugadores inexistentes a la hora de dar los goleadores de los partidos y más lamentable aun se volvió a preferir las competencias internacionales al torneo local.

- El arbitraje. Pobre por no encontrar un adjetivo más bajo. No solo por las pésimas decisiones de los colegiados que originaron trifulcas y situaciones desagradables en los terrenos, sino la pésima nominación de los mismos usándose árbitros de provincias involucradas en la pelea por la clasificación en encuentros donde jugaban rivales directos de su provincia natal por dichos puestos, sin contar que varios partidos tuvieron que ser dirigidos por dos colegiados pues nunca apareció el tercero o el uso de árbitros locales para completar las ternas arbitrales

- Derivado del punto de arriba la Cámara Húngara que se armó en el partido Guantánamo – Cienfuegos, ocasionada por una mala decisión de un árbitro local usado en dicho encuentro. Trifulca que derivó en la sanción por dos años de varios prometedores jugadores Cienfuegueros y que inició el desmantelamiento del Bicampeón Nacional que no pudo soportar la pérdida de la mayoría de sus titulares y terminó por ser eliminado en la fase clasificatoria.

- El estado de los terrenos. Irregulares, algunos con una yerba muy alta, otros sin ella, en fin un monumento a nuestros conocidos potreros.

- La falta de identidad de los equipos. Siguen sin aparecer los famosos logos o escudos de los equipos que según el Presidente de la Federación Nacional, el Señor Luis Hernández existen pero que nadie ha visto y en su lugar se usan los logos de los equipos de pelota. No se respetaron los colores tradicionales de algunos equipos como el amarillo de Ciego, ahora jugando de azul y rojo, o el de las Pateras Rojinegras de Holguín que de rojinegras solo les quedó el nombre pues usaron los colores azul y blanco.

- Por último aunque no menos importante, los consabidos problemas de alimentación y hospedaje ya usuales en nuestros campeonatos de futbol.

Estos son los puntos buenos y malos que a nuestro entender tuvo el recién Campeonato Nacional de Futbol, pueden haber más y que escapan a nuestra memoria ahora, si usted le viene alguno a la mente no vacile en decirlo.

martes, 6 de abril de 2010

Una nueva burla al futbol

Termina el 95 Campeonato de Futbol y más allá de la victoria avileña, la pregunta que nos hacemos los seguidores de este deporte en nuestro país es ¿Hasta Cuando?, ¿Hasta cuando el Olvido? ¿Hasta cuando el desprecio? Y es que pese a que se jugaba en la ciudad de Camagüey y de haberse terminado el campeonato Nacional de Pelota el partido decisivo no se transmitió ni en la radio, ni en la televisión ni en los centros espirituales.

La televisión prefirió una vez más hacerse eco y transmitir un partido internacional a dedicarle el tiempo a los hijos de Juana, Pepe o Roberto, a esos muchachos salidos de nuestros barrios y que haciendo gala de un tremendo corazón dejan a un lado las carencias, el olvido y las pésimas condiciones de los potreros, digo, canchas de futbol, salen a brindar un gran espectáculo a aquellos valientes o masoquistas, cuando se trata de el futbol cubano es difícil saber en que categoría estamos los fanáticos a él, que se llegan a verlos jugar.

Es cierto que no es lo mismo ver un partido entre el Manchester United y el Chelsea a ver un Ciego – Camagüey. Son muchas las diferencias, más allá de la calidad de los protagonistas, esta el resto, lo que lo hace más grato a la vista y por ende más atractivo para una transmisión televisiva. Mientras unos juegan vistiendo uniformes y tacos relumbrantes, los otros lo hacen con indumentaria nacional, menos vistosa y calzado modesto y a veces remendado. Mientras aquellos juegan en estadios de terrenos y gramados perfectos, los nuestros lo hacen en campos que son una amenaza a la integridad física y muchas veces carentes del verde adorno. Mientras los asistentes al mayor clásico inglés disfrutan de las comodidades de un estadio de primer nivel, nuestros fanáticos tienen que resistir estoicamente más de 90 minutos de pie o en unas gradas que no ceden ante el peso de los asistentes de puro milagro.

“Nuestro vino es amargo, pero es nuestro vino” dijo el apóstol nacional en cierta ocasión y con el perdón de tan ilustre mártir me atrevo a parafrasearlo “Nuestro Futbol es pobre, pero es nuestro futbol” Gracias a la Televisión por traer partidos importantes como el clásico inglés la Eurocopa, el Mundial, pero no se olviden de Keko, Cervantes Coroneaux, el Chino García, etc. Esos son los nuestros, los que el día de mañana se pondrán las cuatro letras en el pecho y saldrán a dejar en alto no solo el honor futbolístico, sino el honor de nuestra isla en campos adversarios. Son ellos los que entretienen a nuestros hijos cada sábado y miércoles y son ellos los que caminan por nuestras calles y no aquellos que tanto veneramos en la televisión y que de pronto ni saben que existimos.

Se perdió una oportunidad dorada de demostrarle de que a los medios si les importa, no basta con que el Periódico Adelante o el Invasor hagan un esfuerzo para informarnos, los medios nacionales deben hacerse eco de estos juegos, partidos internacionales, si, claro pero también pongan a los nuestros.

¿A donde se fue Rebelde, Granma o Juventud Rebelde? ¿Por qué no se transmitió al menos por la Radio y hubo que esperar hasta entrada en la Madrugada, para que en una nota escueta en el diario Granma se dijera el resultado final? Seamos serios señores y mostremos un poco de respeto a nuestro público.

Se soltó Armenteros

Si señores y es que este sueco de raices cubanas ha comenzado a dar de que hablar en la liga holandesa con tres goles en dos jornadas, más aun si se tiene en cuenta que logró esos goles en tan solo 55 minutos de juego.

Armenteros quien ya incluso jugó por la Sub 17 de Suecia había pasado los últimos años en el Herenveen holandés sin que se le hubiese dado oportunidades en el primer equipo. Este año pasó al Heracles en donde pronto tomó un lugar en el banquillo y pronto se convirtió en sustituto cotidiano de una de las estrellas del equipo el brasileño Everton.

La semana pasada frente al AZ, Armenteros saltó al terreno de juego al minuto 67 sustituyendo a Everton y 12 minutos más tarde marcaba su primer gol de la Liga y de paso el gol del empate transitorio, el cual duraría solo 5 minutos ya que el AZ anotaría uno más para sellar el marcador definitivo.

Esta domingo, frente al NEC, el cambio usual se produjo un poco más temprano, a los 56 minutos, con el marcador empatado a cero goles. Sería en los 10 últimos minutos en los que Armenteros mostraría su fuerza goleadora con perforaciones a los 80 y 85 minutos, con las que le dió una importante victoria a su equipo que retomó el sexton lugar en la tabla de pocisiones.

Ahora Armenteros acumula 3 goles en 10 aparciones y 183 minutos de juego.





lunes, 5 de abril de 2010

Ciego - Camagüey. La final

Tres veces los locales se fueron arriba y tres veces empató Sander “Keko” Fernández, líder goleador de campeonato, aunque para apuntalar la cuarta corona de su equipo prácticamente bastó su primer tanto: Ciego de Ávila quedó campeón a pesar del esfuerzo de Camagüey.

El 3-0 que antecedía del partido de ida en Morón era una espada de Damocles sobre el once agramontino, que dispuesto a morir matando, quemó sus naves y en un partido abierto totalmente, dio un bonito espectáculo con el 3-3 de ayer en la cancha Patricio Lumumba.

Ciego se presentó con la misma alineación titular que en la ida mientras Camagüey incluyó al veterano Nicolás Piñeiro. La composición fue sobre la base de tres atacantes: Dagoberto Quesada, Keyler García por el centro y Osmany Montero.

No había mañana, tan solo la oportunidad dominical de anotar tres veces y no permitir en contra, así que los pronósticos se cumplieron con unos camagüeyanos volcados al ataque y unos avileños prestos a aprovechar la velocidad en los contragolpes de Alain Cervantes y Sander Fernández.

Los cuatro primeros minutos fueron para Camagüey a base de tiros de esquinas y cobros de falta. Yarosky López se animó por Ciego y exigió a Orlendis Machado, Coroneaux visitó el arco contrario con tiro libre y en el vaivén de puerta a puerta el guardameta Anoide Sardiñas recibió amarilla por el derribo en el área de Keyler García. Cobró el penal el que mejor lo hace por Camagüey, Armando Coroneaux, y se acreditó su tanto 15 del torneo con patada impecable a los 12 minutos.

Todavía el 1-0 no les servía a los locales, sin embargo Ciego no se echó atrás y aprovechó los balones parados, la proyección de Venegas y a los 28 apareció el gol de “Keko” Fernández, que trianguló con un taquito a Cervantes y este le sirvió la pelota en bandeja de plata.

Aquí se definió todo porque obligaba a un 5-1. Roberto Regalado no tuvo otra que arriesgar, por eso entró Asney Agüero por Nicolás Piñeiro, sustituyeron al capitán y defensa central Onami Alba por Yoisel Salazar y se planteó una línea de tres en la contención, un hombre libre y el resto hacia adelante con mayor proyección ofensiva a partir de tres cuartos de cancha. Por esos espacios se podían colar los avileños, como en efecto ocurrió, pero no quedaba alternativa.

Funcionó y Keyler entró una pelota a los 40 minutos sobre pase de Yaisniel Nápoles para ir al descanso 2-1.
En el segundo tiempo fue Ciego el que tomó el mando como máxima de que la mejor defensa es la ofensiva. Los cambios Asney y Yoisel estuvieron tímidos a la hora de despejar por izquierda y entró también Héctor Elio Portel, que corrió como pudo con su lesión.

Machado le tapó un gol a “Keko”, Keyler se perdió el tercero de Camagüey y como respuesta vio como Sander trajo la incómoda paridad a los 75 minutos, tras combinación entre Cervantes y Duarte.

Ya eso fue un cubo de agua fría, así que partir de entonces le tocó a Machado ahogarle otros goles a los avileños.

Casi al final Dagoberto Quesada tuvo su gol. Fue el más destacado en Morón y ayer volvió loca a la defensa rival hasta que la mandó a las redes a los 87. Parecía que al menos Camagüey se conformaría con la plata y un honroso triunfo 3-2 pero Sander “Keko” Fernández firmó su hack trick un minuto después, jugada que se derivó de una pérdida del casi cojo Portel.

Tres a tres y con el silbatazo final se escuchó la algarabía de unas tribunas tomadas por asalto por la afición avileña y la conga moronense que no paró de tocar los cencerros ni un instante.

Por el bronce, en Zulueta, Villa Clara venció 4-2 a La Habana con anotaciones de Yenier Márquez (15 minutos), Juan M. García (38 y 48), Reidenis Dueñas (40) por el “Expreso del Centro” y Dayron Arias (35) y Boris González (80) por los habaneros.

Alineaciones:
Ciego de Ávila: Anoide Sardiñas (12), Reysander Fernández (2), Javier Vergara (4), capitán), Yaroskis López (6), Dairon Nieblas (7), Alien Pérez (8), Yaser Francis (17), Leudar Venegas (18), Alain Cervantes (9), Sander Fernández (11) y Leonel Duarte (19)

Camagüey: Orlendis Machado (1), Onami Alaba (4, capitán), Yaisniel Nápoles (16), Yoankis Díaz (2), Yordano Vives (3), Nicolás Piñeiro (11), Dagoberto Quesada (12), Alexei González (17), Armando Coroneaux (7), Osmany Montero (9) y Keyler García (8)

Goles: Armando Coroneaux (penal, 12 minutos), Sander Fernández (28, 75 y 88), Keyler García (40), Dagoberto Quesada (87)

Cambios:
Asney Agüero por Onami Alba
Yoisel Salazar por Nicolás Piñeiro
Héctor Elio Portel por Yoankis Díaz

Amonestaciones:
Amarillas: Anoide Sardiñas, Reysander Fernández y Héctor Elio Portel
(Oreidis Pimentel Pérez /Foto: Rodolfo Blanco Cue (AIN) - Periodico Adelante, Camagüey)

domingo, 4 de abril de 2010

Habrá duelo de líderes

Real Madrid, pese a no jugar nada bien añorando la figura de Xabi Alonso ante un Racing (0-2) timorato, logró su duodécima victoria consecutiva, con goles de Cristiano Ronaldo e Higuaín, que mantienen al equipo líder a la espera del "clásico" ante el Barça.

El peor equipo de la Liga en casa se medía a un Real Madrid que llegaba a Santander obligado a ganar para mantenerse como líder, a una semana del esperado duelo ante el Barcelona, en un partido en el que la atención también se centraba en ver al joven Sergio Canales frente a los jugadores que el próximo año serán sus compañeros.

Alicientes más que suficientes para que El Sardinero registrara el primer lleno de la temporada.

Pellegrini apostó por sacar de salida al central Metzelder, desaparecido desde el varapalo ante el Alcorcón -por las molestias musculares de Garay-, y por situar en el centro del campo a Mahamadou Diarra en detrimento de 'Lass'; mientras que Portugal se mantenía fiel a su 4-4-2 cubriendo con Moratón la importante baja del central Henrique.

Otra noche de exelencia

Fue la de ayer para el pinareño Osvaldo Alonso, opacada acaso por el resultado adverso de su equipo (0:1) ante el New York Red Bull, 17 tiros a puerta y 14 tiros de esquina fue el saldo ofensivo del equipo Esmeralda que aun con toda esa presión fue incapaz de perforar la meta neoyorkina.

El Seattle inició muy agresivo ante su público, con un Ozzie más adelantado, rondando el borde del área con más frecuencia de lo habitual lo cual le permitió al hombre de San Cristóbal probar suerte con varios disparos de media distancia el más peligroso aquel del minuto doce cuando sin pensarlo soltó un riflazo bajo hacia la base del poste izquierdo que fue despejado espectacularmente a tiro de esquina por el meta de los Red Bulls.

Nuevamente su pequeña se erigió por encima de los grandotes delanteros y medios rivales que volvieron a probar la garra del Mariscal del medio campo del Sounders. Alonso volvió a demostrar esa habilidad innata de robar balones, la buena entrega de primera y sus quirúrgicos balonazos cruzados y cambios de frente que siempre trajeron peligro sobre el arco de los visitantes, especialmente cuando se conectaba con Zakuani que por la banda izquierda fue una constante pesadilla para el conjunto de Nueva York.

Fueron casi 75 minutos de excelencia para el cubano que en los minutos finales tuvo algunas imprecisiones en sus pases largos tal vez ocasionado por la ansiedad en que cayó el conjunto Esmeralda que buscaba a toda costa el gol de la igualdad. Aun en estos minutos se vio su pequeña figura erguirse empujando a sus hombres al frente y pisando el área en cada tiro de esquina y cobro de tiros libres.

En resumen otra actuación brillante para el “6” en una noche gris para el Sounders