jueves, 24 de diciembre de 2009

Las penurias de un año que se acaba (II)

Terminada la Copa salieron a relucir los nombres de los que viajarían a Alemania para iniciar la preparación en el utópico plan de la AFC de ganar la Copa Oro del 2011. Los nombres de la misma levantaron llagas en los seguidores del futbol ya que se marginaron a jugadores importantes dentro de la selección como Alain Cervantes, Hensy Muñoz y el mismo Cervantes además de obviarse al mejor jugador del torneo Nacional 2008/09 el cienfueguero Capi Mesa y a los dos mejores goleadores de las últimas temporadas el tunero Geovanis “El Zorro’ Ayala y el eterno olvidado Yordanis Tielves, prefiriendose sobre ellos jugadores de pobre desempeño ofensivo como Marcel Hernandez, Heviel Cordovés, Dalain Aira y el Chino García. Todo esto sin contar la completa falta de respeto hacia hombres como el Coco Cerdeira y el Coki Pez los cuales fueron enviados de vuelta a Cienfuegos, según lo dicho por problemas con sus visas.

La famosita gira, por supuesto pagada por el Bonner y auspiciada por una promotora de mala reputación, se nos vendió como la gran cosa y terminó siendo el mismo mal oliente bulto amarillo de siempre. Se jugó contra rivales de poca monta quinta, sexta y aun más abajo e incluso los jugadores tuvieron que efectuar partidos en “agradecimiento” al dueño de un restaurant… una vergüenza.

Como dato positivo de la gira se puede señalar que no se sufrieron las goleadas de espanto que se sufrieron el año anterior cuando nos enfrentamos a equipos de segunda división. Resaltar la actuación del pinero Yoandir Puga quien en Alemania demostró con sus once goles que su labor de la recien finalizada temporada no había sido una casualidad, igualmente resulto reconfortante la labor de de Adonis Ramos, asi como la de los guantanameros Aliannis Urgelles y Kanier Dranguet.

En Agosto se inició una nueva temporada de nuestro clásico nacional el cual mantuvo la misma arcaica estructura de grupos que nadie entiende porque aun se mantiene. Para esta temporada se introdujeron algunos cambios como fue que los equipo tenían que alinear obligatoriamente algún jugador Sub-18 por al menos 45. Medida con la cual se pretende dar minutos a los jóvenes talentos en la Isla con vista a seleccionar el equipo cubano que participará en las primeras Olimpiadas Juveniles. Así mismo se introdujo un cuarto cambio con el objetivo de contrarrestar la medida anterior y los equipos pudieran al menos tener un tiempo con todos sus regulares en la cancha.

Como elementos positivos de este torneo señalar que se volvió a jugar miércoles y sábado, al parecer la AFC oyó por fin las quejas del pueblo además de que hasta el momento no se ha suspendido ningún partido por problemas de transporte, aunque los arbitros no han corrido la misma suerte y en ocasiones se han tenido que efectuar partidos con dos arbitros y en otra ocasiones se ha usado arbitros de emergencia de la provincia local, lo cual ha provocado insidentes reprochables como los ocurrido en Guantánamo causados por una decisión de un linea del guaso o el robo de los tres puntos a la Isla en su visita cuando el linier tunero señalo una mano inexistente en el área pinera en el descuento que terminó en penalti y el gol de la igualada local.

Pero la “labor” de la AFC no estaría completa sin otro par de detalles. Primero la suspensión de Campeonato Nacional por dos meses y en segundo lugar la desatinada decisión de nombrar al villaclareño Roberto Linares como el mejor futbolista cubano del año en Cuba, distinción para la que hicieron más meritos jugadores como el Capi Mesa y Yoandir Puga.

miércoles, 23 de diciembre de 2009

Las penurias de un año que se acaba (I)

A solo unos días de que finalice el 2009 se impone una recapitulación sobre lo que fue el futbol cubano en estos 365 días que van llegando a su final. El del 2009 ha sido sin duda otro año lamentable para nuestro futbol en mi opinión uno de los más lamentables en la última década en gran medida debido a los pésimos manejos de nuestra Federación Nacional y de la falta de apoyo del las entidades gubernamentales a todos los niveles desde locales hasta nacionales.

El l 2009 comenzará como mismo lo hará el 2010, gracias a la inoperancia administrativa de la AFC que no ha podido dilucidar el problema del transporte, un problema que causó la suspensión de varias jornadas en la temporada del 2008/09 y que incluso nos hizo el hazme reír de algunos medios internacionales que llegaron a titular sus páginas deportivas con encabezados como “Al futbol cubano se le va al bus” en referencia a la primera jornada tras el parón dicembrino en la cual se suspendieron varios partidos por falta de transporte, algo que resultó un insulto más a la afición futbolística cubana y a los jugadores ya que la razón del parón de dos meses era el de poder arreglar los problemas de transportación que se habían presentado en los dos primeros meses del torneo.

Las múltiples suspensiones hicieron que tras terminada la última fecha regular se desatara una maratón de juegos para tratar de que todos los equipos cumplieran con su calendario competitivo. Aquí nuevamente se vio la falta de carácter y organización de quienes dirigen los hilos de nuestro futbol, ya que hubo equipos como el de la Habana que ni siquiera pudo reunir un once completo para enfrentar su partido pendiente, además de otorgársele los tres puntos a la Isla de la Juventud en su partido contra Cienfuegos cuando fueron los pineros los responsables de que los Marineros se quedaran varados en Batabanó y no se presentaran en El Rodeo de la Isla. Tres puntos que al final terminaron por perjudicar directamente a escuadras tradicionales como Pinar del Río y Las Tunas que quedaron fuera de las finales del torneo al terminar empatados en puntos con los de la Isla joven.

Otra de las insanidades de la Federación fue la de jugar cada tres días, no importando el día de la semana, lo cual influyó negativamente en la condición física de nuestros atletas (acaso el equipo que más lo sufrió fue el espirituano que tuvo que pasarse en la carretera casi toda la segunda vuelta del torneo, además de mantener completamente desorientados a los seguidores del torneo, ya que a duras penas podían saber cuando el equipo de casa tenía juego lo cual hizo que disminuyera el número de aficionados en los potreros, digo en los “Estadios”

Todo esto sin hacer referencia a las pocas condiciones de alojamiento y comida para nuestros jugadores, así como las pobres condiciones de los terrenos donde se juega al futbol, una verdadera amenaza a la integridad física de los jugadores.

martes, 22 de diciembre de 2009

Idolos del pasado: Héctor "Indio" Ramírez Infante


Este año el fútbol cubano vivió el retiro de uno de los mejores goleadores cubanos de los últimos tiempos, el holguinero Héctor Ramírez. En Indio, como es conocido en el ámbito futbolístico es solo el cuarto cubano (según las inciertas estadísticas del fútbol cubano) en sobrepasar los 100 goles en campeonatos nacionales.

Ramírez nació un 23 de Febrero de 1973 en el municipio de Báguano en la provincia de Holguín. Sobre sus inicios el Indio contaba: “Comencé a jugar en el reparto ‘El Bosque’, ya que vine con mi familia para Holguín. Como era pequeño no me aceptaron en el área especial, pues existían normativas de estatura. Luego destaqué en las competencias interescuelas y fui captado en los terrenos del “Feliú Leyva”, que es donde empiezo de manera organizada”

Debuta en los Campeonatos Nacionales un 6 de Octubre de 1991 sustituyendo a Wilfredo Bicet, sobre ese momento el Ramírez recordaba: “Estaba en la banca, era muy joven y me pusieron a jugar, le marqué mi primer gol a Las Tunas. A partir de ahí siempre aparecí en las alineaciones regulares”.

El poco físico (1.66 metros y 62 kilos de peso) lo continuó persiguiendo a lo largo de su carrera futbolística ya que fue su mayor obstáculo a la hora de ser convocado a la tricolor, a esto se unió la vieja escusa de la falta de experiencia internacional . Entre sus pocas oportunidades se puede contar una gira por tierras francesas así como un partido amistoso contra Trinidad y Tobago, además de ser uno de los jugadores cubanos en lo que se fijó el Bonner alemán a finales de la década de los noventa aunque al final nunca llegó a debutar con este equipo.

Dos de las mayores alegrías en su carrera futbolística sin duda fueron la obtención del título nacional en la temporada del 2005-06 y la conquista de su gol número 100 en Campeonatos Nacionales. Sobre la obtención del Campeonato con las panteras rojinegras, Ramírez narraba:

“Nunca nos dieron de favoritos. Los equipos grandes se habían quedado y nosotros sabíamos que podíamos. Cuando perdimos con Ciudad Habana en el ‘Marrero’, 5-0, la gente pensó que nos desinflábamos, pero supimos recuperarnos”

Mientras que la conquista de su gol cien se mantenía vívida en su memoria:

“Enfrentábamos a Sancti Spíritus en la ‘Formadora’, en un saque de esquina, Yordanis ‘Azuquita’ Vega tiró, la pelota pasó entre los marcadores, picó, la recibí en el segundo palo y anoté de cabeza”.

Pero Héctor Ramírez no solo se limitó al futbol once ya que también incursionó en el Futbol sala modalidad en la que obtuvo la medalla de Bronce en el torneo del 2007.

Sus 16 Campeonatos Nacionales y 106 goles anotados en su carrera hacen del holguinero uno de los jugadores cubanos más importantes de los últimos veinte años.

Acá les traemos las actuaciones de Héctor Ramírez en Campeonatos Nacionales que hemos podido recuperar en medio del mar desinformativo de nuestro futbol, espero disculpen el hecho de que no esten completas.

Temporada 2008/09 – 4 Goles
Temporada 2007/08 – 7 Goles
Temporada 2006/07 – 2 Goles
Temporada 2005/06 – 5 Goles
Temporada 2004/05 – 8 Goles
Temporada 2003/04 – 6 Goles
Temporada 2002/03 – 14 Goles
Temporada 1999/00 – 11 Goles

domingo, 20 de diciembre de 2009

Idolos del pasado: José Verdecia Ochoa

Nacido el 13 de Agosto de 1944 en el antiguo central Manatí, en la provincia de Las Tunas, José Vedecia fue uno de los mejores delanteros cubano de todos los tiempos, al punto de que se dice llegó a marcar más de 300 goles en su carrera futbolística, la cual se estendió por 15 años.

En 1962 integra por primera vez la selección nacional en la cual permanece por 10 años, a lo largo de los cuales siempre desempeño las funciones de centro delantero, llegando incluso a vestir la banda de capitán en multiples ocasiones.

En 1966, fue miembro del equipo cubano que terminó en tercer lugar de los X Juegos Centroamericanos y del Caribe de San Juan, Puerto Rico en los cuales salió como líder goleador con 7 goles, actuación que repitió en los XI Juegos en Panamá con 11.

Su cosecha internacional también incluyó: 4goles en los Panamericanos de Winnipeg, Canada en 1967 y 6 en los VII de Cali, Colombia en 1971.

Tras su retiró ocupó varios puestos directivos además de desempeñarse como director técnico